Filtros
Tipo de artículo
  1. (86)
Fabricante
  1. (86)
Lumenes por bombilla
  1. (86)
Color de la luz (Kelvin)
  1. (86)
Mando a distancia
  1. (86)
Intensidad regulable
  1. (1)
  2. (85)
4 € - 30 €
30 €
4 €

Lámparas halógenas

86 artículo(s)

por página
  1. 1
  2. 3
  3. 4

Las bombillas halógenas emiten una luz brillante

Este tipo de lámparas halógenas sustituyen a las bombillas tradicionales, ya que son más eficientes y tienen una vida útil más larga. También hay muchos otros tipos de modelos para diversos usos, tanto en el sector privado y comercial. La diferencia más marcada en el campo de las bombillas halógenas es que se pueden encontrar bombillas halógenas de baja tensión y alta tensión. Entre las ventajas de las bombillas halógenas podemos apreciar que tienen un mejor rendimiento cromático de 100 Ra y la posibilidad de ser conectadas a un regulador para ajustar la intensidad.

Iluminación halógena

Las bombillas halógenas tienen un menor consumo de electricidad en un tercio en comparación con las bombillas convencionales. También duran en promedio de 3 a 4000 horas, a diferencia de la bombilla que Edison inventó, ya que sólo dura en promedio de un millar de horas. Advertencia: las bombillas halógenas nunca deben ser tocadas con las manos, más bien deben sujetarse por el cuerpo de la lámpara, ya que pueden ser dañadas por el tacto. ¡Además, las bombillas halógenas se calientan mucho! Las lámparas halógenas están disponibles en muchas formas y versiones diferentes. Las más comunes tienen un pasador como un casquillo. Como ejemplo encontramos las bombillas halógenas G9, G4 y GU10. El número indica el espacio presente entre dos pines dentro del montaje de la bombilla, y la U indica un soporte mecánico adicional.

Lámparas de alta tensión y baja tensión

Las lámparas de alta tensión no requieren un transformador para operar. Entre los modelos de alta tensión que funcionan con corriente eléctrica normal se encuentran las bombillas halógenas E27 y E14, que son el casquillo tradicional utilizado también por las bombillas incandescente. Las bombillas halógenas G9 operan a un voltaje de 230 voltios; las bombillas halógenas GU10 son reflectores incandescentes en alta tensión y las lámparas halógenas de alto voltaje son compatibles con todos los reguladores utilizados normalmente con las bombillas incandescentes convencionales.

Las lámparas de bajo voltaje son especialmente adecuadas para uso gastronómico y en la hostelería, así como en el sector privado. Las bombillas halógenas G4 son más utilizadas en baños y cocina a modo de iluminación decorativa. Gracias a su bajo voltaje bombillas halógenas se pueden instalar en las zonas de seguridad del cuarto de baño. Si la tensión es convertida por un transformador eléctrico ajustable, el ajuste de brillo se lleva a cabo a través de un regulador de intensidad con graduaciones ya predeterminados. En el caso de que la tensión se convierta con un transformador convencional, el control de la luz tiene lugar gradualmente.

Alternativas a las bombillas tradicionales con una mayor eficiencia energética

La ventaja decisiva de las lámparas halógenas es que el gas halógeno contenido en la bombilla impide que los átomos de tungsteno se acumulen en el cristal de la bombilla. Por otra parte, el dispositivo permite formas más compactas de construcción. Mientras tanto, hay algunas variantes que siguen consumiendo menos energía y tienen una duración más larga. Las lámparas fluorescentes compactas, más comúnmente conocidas como bombillas de bajo consumo, utilizan menos energía que las bombillas halógenas. También las bombillas LED resultan ser mucho menos costosas en comparación con las bombillas halógenas desde el punto de vista energético. Las lámparas halógenas, sin embargo, ganan por su excelente rendimiento de color ofreciendo una luz más natural: lámparas de techo, lámparas halógenas, lámparas de cocina y otras variantes pueden ser utilizadas por igual tanto para el ámbito privado como comercial.